Reto musical. Día 21: Una canción que escuches cuando estas feliz.

Retomando viejas costumbres, me gustaría completar este reto que en su día dejé a medias, pero que siempre me pareció muy chulo, al fin y al cabo, la música forma parte de nuestra vida y la completa de forma asombrosa.

Lo cierto es que hay muchas canciones que escucho cuando estoy feliz, la música me hace feliz y, por lo tanto, escucharla cuando estoy contenta no hace más que acentuar esa sensación. Dicho esto, últimamente cuando estoy de muy buen humor me gusta mucho escuchar esta canción, que sin ser mi estilo habitual de música, me hace sonreír siempre, sobre todo porque a mi pequeño vikingo le vuelve loco.

Necesidad

Hay momentos en los que necesitas sacar las palabras de tu cabeza para que la maraña que montan no levante más polvo del necesario. Hay días en los que escribir es una necesidad primordial, casi tanto como respirar, para poder seguir cuerda y equilibrada. Hay segundos, como el presente, en el que necesitas sacar de dentro cosas que, de otra forma, macerarían dentro de ti hasta convertirse en cosas informes y tóxicas que nadie querría llevar en su interior. Sigue leyendo

Empezar de nuevo…

Después de una larga ausencia de un año y grandes (enormes, diría yo) cambios en mi vida, me he propuesto seguir con el blog dándole una vuelta de tuerca. Lo cierto es que parte de esta ausencia fue debida a que el sitio donde se alojaba el blog anteriormente tuvo algunos problemas y había que tomar una decisión sobre si dejarlo morir o trasladarlo a otro sitio. Sigue leyendo

El reto de las 30 canciones: 20. Una canción que escuches cuando estás enfadado

La verdad es que no sabría decir una única canción que escuche cuando estoy enfadada. No me enfado demasiado a menudo, o por lo menos intento no hacerlo, porque no me gusto cuando estoy enfadada. Cuando pasa, pierdo el control y soy realmente una persona desagradable y que dice cosas que luego sabe que no debería haber dicho. Sigue leyendo

Los hilos rojos del destino

Hay una maravillosa historia japonesa (con la que me viene a la mente aquella preciosa y triste película de Kitano, llamada Dolls) que habla de la predestinación entre personas que están unidas de una manera especial, esas personas nacen con un hilo rojo que las conecta y que no puede romperse, independientemente de cuándo y cómo se conozcan o cuanto tiempo pasen juntos. Otras leyendas cuentan que ese hilo es atado por un anciano que sale cada noche y que lo coloca en aquellas personas que están destinadas a conocerse, pero a mí, la que más me gusta es esta (sacada de la wikipedia, que está muy bien resumida): Sigue leyendo

II Baile Aurum Masquerade

Quedando tan poco tiempo para un evento como este, creo que es un buen momento para hablar de él y compartirlo con vosotros, de hecho, si después de leer esto he conseguido despertar vuestro interés (tal y como espero), podéis apuntaros a una experiencia increíble comprando las entradas en este link (donde podéis además consultar mucha más información) y ver algunas cosas interesantes de la primera edición en la página de Facebook. Sigue leyendo

Viajar sola

Este año pasado me he movido mucho, la verdad es que el trabajo me ha tenido ocupado casi todo el tiempo que me queda libre y ha sido un año de ir de un lado a otro, sobre todo por temas relacionados con él. Me he dado cuenta, con todo esto, que a pesar de que mucha gente dice que viajar solo es como beber solo, no puedo estar de acuerdo con esto; creo que tienen la impresión de que todo se vuelve más triste y melancólico y, sin embargo, para mí es como abrir una caja de sorpresas. Sigue leyendo

I’m back!!!

Bueno, después de una larga (larguísima para mí) ausencia de estos mundos digitales, uno de mis propósitos para este 2014 era retomar mi actividad en Las Erinias, no sólo porque es una manera maravillosa de ir despejando de ideas esta cabecita mía, sino porque realmente este blog me ha dado momentos increíbles y creo que todavía le queda un poco más de vida. Por eso me he puesto de nuevo al teclado, después de tanto tiempo, para poder ir dando forma a todas esas notas e ideas que han ido surgiendo en este tiempo y que todavía están en esa nube de pensamiento que ronda mi mente. Sigue leyendo