Después de una larga ausencia de un año y grandes (enormes, diría yo) cambios en mi vida, me he propuesto seguir con el blog dándole una vuelta de tuerca. Lo cierto es que parte de esta ausencia fue debida a que el sitio donde se alojaba el blog anteriormente tuvo algunos problemas y había que tomar una decisión sobre si dejarlo morir o trasladarlo a otro sitio.

Después de pensarlo mucho, decidí que era algo demasiado personal y que me había dado tantas satisfacciones a lo largo de los años, que no podía dejarlo irse sin más. Sobre todo, porque he vuelto con ganas renovadas de escribir y había que aprovecharlas. La verdad es que el blog tardará un tiempo en estar al 100% porque en el proceso de migración se han perdido gran cantidad de imágenes y llevará mucho esfuerzo y trabajo intentar dejar todo como estaba, pero… ¿quien dijo miedo? Para eso estamos aquí, así que con un poco de paciencia, todo volverá a estar como antes, por lo menos en las entradas más importantes, hay otras que pueden perderse sin problemas, pero hay tantas cosas compartidas que he querido conservar que creo que os gustará poder releer de vez en cuando.

Como dije, hay muchos cambios en mi vida y mucho que compartir. Desde un nuevo viaje a Japón en 2014 hasta un montón de pensamientos y reflexiones que he podido ir haciendo en este tiempo y que creo que es momento de compartir de nuevo con toda esta blogosfera. Como reza el título he empezado de nuevo con tantas cosas, que si me paro a pensarlo, mi vida no se parece en nada a la que tenía hace un año, dos, cinco…

Así que, aquí estamos de nuevo, para quedarnos y gracias a todos los que todavía dedicáis parte de vuestro precioso tiempo a leer las letras que salen de esta desordenada cabecita.

We’re back!!

Anuncios